Los daños que nos dejaron los sismos En Palabras de…Manuel Escobedo Conover

0
567
Print Friendly, PDF & Email

La industria de seguros en México tiene registradas, hasta el momento, 38,861 solicitudes de indemnizaciones y se estimó que el impacto de este evento para el sector sería de 16 mil 447 millones de pesos.

A causa de los sismos que azotaron nuestros país en el mes de septiembre, el sector asegurador tiene registradas hasta el momento, 38,861 solicitudes de indemnizaciones y se estimó que el impacto de este evento para la industria sería de 16 mil 447 millones de pesos.

En los próximos de 9 a 18 meses deberán estar cerrados el 80% de los siniestros. Lo anterior porque los terremotos tienen un periodo largo de incubación y descubrimiento de las pérdidas.


El sector está comprometido en agilizar lo más posible las indemnizaciones; para lo cual solicitamos el apoyo de las autoridades de gobierno con el fin de contar con la siguiente información que nos ayudará a dar resolución a nuestros asegurados:

El listado oficial de viviendas, edificios, con dictamen de demolición generado por los directores responsables de obra. También, sería útil agilizar los dictámenes finales sobre la situación de los edificios en los que está pendiente, por parte de la autoridad, la determinación de la gravedad del daño.

  • Contar con el listado de los propietarios de los inmuebles dañados por parte del Registro Público de la Propiedad, o por SEDUVI, así como los gravámenes de las viviendas.
  • Pedir a la Procuraduría Social de la CDMX oriente a los condóminos con daños para que se organicen en asociaciones civiles, y lleguen a convenios legales en los formalicen las decisiones que tomarán acerca de los edificios dañados.
  • Y en el caso de hipotecas, que los bancos emitan comunicados respecto de cada inmueble.

En un contexto más amplio de prevención, me gustaría informar que hemos trabajado con la Secretaría de Hacienda para instrumentar una política pública de administración de riesgos que nos permita alinear los esfuerzos del sector asegurador con la Administración Pública a nivel federal.

Esta política considera la gestión del Gobierno ante los eventos de naturaleza catastrófica, y contribuye a la reducción de las vulnerabilidades que plantea la brecha de aseguramiento, incluyendo su componente de riesgos catastróficos.

 Lograr una mejor cobertura ayudará a estabilizar la economía de los individuos, de las familias y del Estado e incrementa los ahorros nacionales apalancando las inversiones que se requieren para financiar el crecimiento del país.