Responsabilidad Civil, por la atención oportuna a víctimas de hechos viales

0
1008
Print Friendly, PDF & Email

Los Seguros de Automóviles son importantes para los usuarios de la vía pública. De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en México circulan más de 32 millones de vehículos; sin embargo, únicamente el 30 por ciento de ellos cuentan con la protección financiera de un seguro.

Sabías qué … en 14 estados de la República Mexicana, incluida la Ciudad de México, es obligatorio que un auto cuente con la cobertura de “Responsabilidad Civil (RC) o Daños a Terceros” para garantizar que el automovilista responsable contará con recursos económicos que le ayuden a resarcir los daños ocasionados a las víctimas de un hecho vial.

Son pocos los estados que cuentan con mecanismos para garantizar el cumplimiento de esta normativa, lo cual ha generado que en algunos accidentes el automovilista responsable no haya podido cubrir los costos de las lesiones generadas con sus recursos propios, por lo que comúnmente se incurren en deudas o la pérdida del patrimonio.

Además, desde 2014 y de acuerdo con las modificaciones la Ley de Caminos, Puentes y Autotransporte Federal, es indispensable que todos los vehículos que transiten por vías, caminos y puentes federales tengan la protección financiera de un seguro de Responsabilidad Civil.

Esta medida entró en vigor en septiembre de 2014 y su aplicación es gradual; para 2017, todos los automóviles deberán contar con la cobertura mínima de daños a terceros.

En lo que respecta a la Ciudad de México, este año entró en vigor el Nuevo Reglamento de Tránsito, que con una visión integral de Seguridad Vial, el Gobierno de la CDMX da prioridad en la vía pública a los usuarios vulnerables como peatones, ciclistas y motociclistas; y también estipula que todo vehículo automotor que circule por las calles de la entidad debe tener un seguro con una cobertura mínima de Responsabilidad Civil, también conocida como “Daños a terceros”. La multa por no tener esta póliza va de los mil 400 a dos mil 800 pesos.

Es importante mencionar que el Gobierno de la Ciudad de México ha implementado algunas medidas que ayudan a garantizar el cumplimiento de la normativa que protege a las víctimas de accidentes viales, estableciendo que los automovilistas deben portar adicional a la licencia y tarjeta de circulación, la carátula de su póliza vigente, ya que estos documentos son requeridos en hechos viales, puntos de revisión y depósitos vehiculares.

¿En qué beneficia a las personas?

Cada vez es mayor el número de autos en circulación en las principales ciudades y carreteras del país, lo que incrementa el riesgo de sufrir un accidente de tránsito. De acuerdo con estadísticas y estimaciones de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), al día ocurren un promedio de 7 mil 200 hechos viales en todo el territorio nacional, de los cuales mil 300 suceden en el Estado de México y donde sólo 1 de cada 5 automovilistas responsables tenían la protección de un seguro de daños a terceros.

Datos de la Secretaría de Salud arrojan que, anualmente los accidentes de tránsito provocan cerca de 400 mil lesionados y el Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes dice que en promedio causan la muerte de 15 mil personas. El costo económico de los accidentes viales absorbe entre el 1.7% y el 2.3% del Producto Interno Bruto (PIB).

Por ello es de vital importancia el contar con un seguro de auto que garantice la reparación de daños a las víctimas de los hechos viales y brinde estabilidad financiera al automovilista, ya que de acuerdo con la AMIS, el gasto promedio de un accidente vial es alrededor de 28 mil pesos, aunque el sector asegurador ha registrado accidentes con costos de varios cientos de miles de pesos.

¿A cuánto asciende el deducible?

Es importante mencionar que, en la cobertura de Responsabilidad Civil o de Daños a Terceros, no se aplica deducible, así mismo la protección del seguro comienza desde el primer peso y se cubre hasta el límite de la cobertura contratada. Además, esta protección es durante todo el tiempo que dura la póliza, independientemente de cuántas veces sea necesario ocuparla.

¿Por qué es importante garantizar la protección de víctimas de accidentes viales?

Al igual que en muchos otros contextos donde interactúan las personas, la convivencia vial está sostenida por derechos y obligaciones, tanto de los automovilistas como de los peatones y usuarios de las vías públicas; en un accidentes vial las víctimas tienen el derecho a ser protegidos por el responsable, ello implica que los automovilistas que causaron daños tengan la obligación de hacer frente a las consecuencias, tengan o no un seguro.

Cuando los automovilistas cuentan con un seguro, tanto la víctima como el responsable tienen el respaldo de un instrumento financiero que, en beneficio de ambos, tomará los costos de las lesiones, lo que resguarda la seguridad económica de ambos para hacer frente al accidente, dando cumplimiento a los derechos y obligaciones de todos.